Portada » Blog » 7 pasos para Transformar tu Idea Innovadora en Realidad

7 pasos para Transformar tu Idea Innovadora en Realidad

…la guía para construir negocios digitales

Después de ayudar a distintos emprendedores a hacer realidad sus conceptos innovadores, he identificado 7 pasos cruciales que debes tomar si tienes una idea de plataforma digital o aplicación móvil. No solo desde la perspectiva de construirla, si no de crear un negocio alrededor de ella.

Siendo desarrollador de software, comprendo cómo funcionan los monstruos más grandes del internet y las plataformas “unicornio” como Uber, AirBnb, Facebook y muchas más.

Es muy común que los emprendedores con excelente ideas nunca las producen porque no saben qué paso tomar. En ocasiones, ni siquiera preguntan porque temen que roben su idea, y deberían hacerlo.

Sin embargo, si algo me apasiona es ver una idea escrita en una servilleta hacerse realidad, así que he convertido en algo tangible ideas de distintos emprendedores y me enorgullece todo lo que logran con esas aplicaciones.

Te compartiré los 7 pasos más importantes que tienes que hacer si tienes una idea que quieres llevar a la realidad. Al final de este capítulo, tendrás mucho más claro lo que quieres lograr y podremos platicar uno a uno tu siguiente paso.

#1 Define si resuelves un problema o no.

Las aplicaciones que maduran a largo plazo resuelven un problema, mientras que aquellas que se concentran en deseos requiere de mucha inversión constante en marketing.

Este es el caso de AirBnb, aún y cuando estuvo a punto de quebrar por la pandemia del 2020, rápidamente se recuperó cuando resumió la actividad turística. ¿Por qué? Resuelve un problema del monopolio hotelero a un alto costo, además de proveer una nueva experiencia que no estaba disponible antes.

Tienes que preguntarte “¿Cuál es el problema que resuelvo?”, pero este problema debe ser una sola frase. En tus primeras etapas, es mejor tener una sola misión que buscar atacar distintos puntos.

Si te das cuenta que tu idea no resuelve un problema, tu pregunta sería “¿Por qué alguien querría usarla a largo plazo?”. Esto se convertirá en tu misión de negocio y en la dirección de todas tus decisiones, marketing y valores de negocio.

Tomando el ejemplo de TikTok que genera billones de dólares, un objetivo probable de la app sería “Porque es divertido”. Es una red social que se hizo popular por videos divertidos o entretenidos. 

Sin embargo, como mencioné al inicio, aplicaciones como TikTok requieren de una alta inversión para mantenerse a largo plazo. Así es como deciden comenzar a pagar bonos por usar la app o ver videos. Esto podría ser una desventaja, pero a quién le importa pagar unos cuantos millones cuanto generas billones de dólares.

#2 Define quién es tu usuario y quién tu cliente 

Un error muy común es pensar que el usuario siempre es el cliente cuando no siempre es así. Más adelante veremos modelos de negocio pero debes ser muy crítico cómo será la persona que opera la plataforma, aún y cuando no sea quien recibe el beneficio.

Un ejemplo de esto es una app mexicana de lenguaje de señas que se llama “Dilo en señas”, que apareció en Shark Tank México y, de hecho, tuve la oportunidad de conocer al fundador Gerardo. Esta app te permite aprender lenguaje de señas mexicano orientado para niños con discapacidades auditivas. Siendo una app con un fin intrínseco de beneficencia, ¿Quién pagaría por usarla y generar ingresos?

Muchas familias necesitan esta app pero no podrían pagarla, y sostener un negocio de un grupo relativamente pequeño es de muy alto riesgo. Si yo fuera dueño de esta app, voltearía a las escuelas privadas para que paguen una membresía por incluir esta app en su programa académico de primaria y secundaria. Esto beneficia a la escuela por ofrecer un programa inclusivo y a Dilo en Señas al recibir ingresos recurrentes de alguien que sí puede pagar.

Tienes que comprender que primero debes añadirle valor al usuario final de la aplicación para después encontrar quién pague por ella. Por lo regular, el usuario masivo no paga por el uso de una aplicación. Si tu app no le añade valor real a un usuario final, está condenada a ser obsoleta en un par de meses.

Pregúntate, “¿Quién realmente necesita todos los días a mi aplicación móvil o plataforma digital?”

#3 Pregunta a posibles usuarios 

Tú no piensas como la mayoría de las personas. El simple hecho de que quieras hacer una idea en realidad te diferencia del 90% de las personas. Por lo tanto, cuando quieres hacer una app que ayude a mucha gente, ¿Porqué le harías caso a tu propia cabeza?

Muchos emprendedores fracasan rotundamente en este medio porque hacen lo que ellos piensan que es correcto. Lo que se debe es lo que tus usuarios consideran como correcto.

Si generas una app o plataforma sin tomar en cuenta las opiniones de posibles usuarios, estás condenado al fracaso. Te compartiré como vas a hacer estas preguntas sin que te roben tu idea innovadora.

Busca a 20 posibles usuarios de tu aplicación, con características similares pero algunos rasgos distintos. Por ejemplo, si tu app es para jóvenes, toma unos estudiantes, otros profesionistas y otros que no hayan terminado estudios. Todos son jóvenes pero sus mentes son distintas.

Pregúntale a cada uno, “Si tienes el problema X, ¿Cómo te imaginas que se puede resolver?”. En el caso de que tu app no sea para un problema, “¿Qué te hace falta para lograr X todos los días?”. La información que obtengas será dispersa pero de mucho valor para nuevas ideas. Siguiendo los ejemplos de AirBnb y TikTok, las preguntas serían:

AirBnb: “Si tienes el problema que todos los hoteles son caros cuando te vas de vacaciones, ¿Cómo te imaginas que se puede resolver?”

TikTok: “¿Qué te hace falta o ayudaría para divertirte con tu celular todos los días?”

#4 Encuentra el mínimo producto viable 

Entre menos opciones tenga tu primera versión, mejor. Tienes que reducir tu idea a una sola cosa que resuelve un solo problema, a esto le llamamos el “mínimo producto viable”.

Es muy común que en un proceso de innovación como este, que es altamente creativo, queríamos incluir cientos de opciones, que de hecho suenan bastante lógicas. Sin embargo, en este tipo de procesos, no sabes qué es lo que realmente quiere tu cliente.

Existe una posibilidad que tu idea de aplicación sea brutalmente rechazada por el mercado y debas buscar algo completamente diferente a lo que tenías pensado. ¿Qué es mejor, darte cuenta en un par de semanas con pocas horas dedicadas o después de años de trabajo?

Tu mentalidad para este tipo de ideas es “Fail Fast, Fail Cheap”, es decir, ¿Cuál es la manera más económica y rápida de fracasar? Si le tienes miedo al fracaso, debes enfrentarlo, porque es muy probable que suceda tarde o temprano.

He desarrollado múltiples conceptos innovadores. Cuando hago una propuesta inicial con mis clientes y solo incluyo un 30% de lo que contaron la mayoría se extraña y me cuestiona. Después de terminar una primera etapa y darse cuenta que sus usuarios ni siquiera les interesaba algunos de los puntos que descarté, me agradecen por no hacerles gastar su dinero.

Lista todas las funciones que quieres que tenga tu plataforma, anota a un lado por qué deben incluirse y qué pasaría si no están presentes. Si el “que pasaría», no evita que el usuario resuelva su problema, elimínala. Las 3 a 5 funciones ganadores son tu mínimo producto viable, lo demás sería una siguiente etapa.

#5 Elabora un prototipo básico 

Tienes dos opciones, hacer uno “emprendedor” o enviar a hacer uno profesional. Tu elección depende de tu tipo de cliente o si estás buscando inversión.

Si vas a hacer todo el proceso “desde cero” a lo “emprendedor”, elabora un prototipo en papel a mano. Toma una hoja de papel blanca, divídela en la mitad y de nuevo por la mitad. Esto te generará 8 cuadritos de un tamaño relativamente similar al de un teléfono inteligente. Aún y cuando tu plataforma sea para computadoras, esto te ayudará muchísimo.

Intenta dibujar dónde estarán tus botones, tus opciones y si algo se ve muy pequeño o no tiene espacio la pantalla para ponerlo, debe eliminarse. Este ejercicio ayuda muchísimo a reducir el alcance, el riesgo y darse cuenta de lo que realmente es importante para la idea. 

En cuanto al profesional, puedes contratar un diseñador gráfico o una empresa de software que te ayude a hacer una propuesta digital más apegada a la realidad. Puedes contratarnos a nosotros entrando ahora a disrupcion.mx/idea

Una vez que tengas el prototipo, tendrás que probarlo. Primero tú mismo, ver si entiendes cómo funciona. Después con dos grupos muy importantes: niños y adultos de mediana edad.

Los niños van a darte información altamente creativa de cómo puedes revolucionar lo que ya existe. Por otro lado, los adultos te darán las quejas reales de tus posibles clientes que pagarán el uso de tu app. Además, te ayudará a aprender cómo comunicar tu idea a personas que no tienen nada que ver con tecnología o el problema que resuelve tu idea.

#6 «Salte del Edificio” 

Esta frase que usó un conferencista italiano en un evento del 2019 cambió mi vida. El error #1 de todos los emprendedores de ideas innovadoras es construir todo desde la oficina. Si no sales a la calle a preguntar a los usuarios reales si tu idea añade valor, nunca lo lograrás.

Además, ten la valentía de salir a buscar personas que puedan decirte cuando tu app es una basura, porque esos comentarios fuertes te ayudarán a crear un producto robusto y que sí funciona.

Hicimos un proceso de recolección de usuarios con una app de sueños. De inicio el plan de la empresa era publicar contenido de valor para atraer soñadores, pero querían que fuera rápido. Así que nosotros propusimos una idea diferente: hablar directamente con personas a través de Facebook.

Esta idea fue un debate de casi 4 semanas de cómo lo íbamos a hacer y cómo “no iba a funcionar”, hasta que les dijimos “dejemos de perder tiempo y probemos”. En menos de 3 semanas conseguimos la meta de usuarios, nos reunimos con figuras fuertes del medio, aprendimos distintos modelos de negocio posible y grupos interesados que nunca nos habíamos imaginado.

Hablar con la gente es la mayor fuente de información para tu idea de aplicación, pues son quienes te llevarán al éxito o al fracaso. No temas de salirte de la oficina, que las personas te digan que no sirve tu idea, esto es lo que necesitas para que puedas resolver ese problema o propongas una nueva forma de hacer las cosas.

#7 Ajusta y repite 

En el mundo digital un emprendedor nunca termina. Nos encontramos en un ciclo infinito de ajustar y tomar acción, pues lo que funciona un día al siguiente puede ser obsoleto.

El objetivo de recopilar información de posibles usuarios o usuarios reales es tomar esa retroalimentación y mejorar tu producto. Si no haces esto, de nada te sirve hablar con gente real.

Realiza tus ajustes en paquetes lo más pequeño posible, para que realmente tengas forma de medir el impacto de este. Piénsalo como descubrí un nuevo sabor de sopa en la cocina, agregarás una especie o condimento y pruebas. Si le falta algo, agregas más, si te parece bien, pregunta a tu compañero si tiene buen sabor.

Repite esto hasta que tus clientes estén satisfechos, es decir, por siempre.

Debes desarrollar una mentalidad de experimentación constante, por que llegará un punto en que tus clientes dejen de darte ideas nuevas para tu aplicación pero que si debes seguir innovando para mantenerte vigente.

Además, en cualquier momento puede aparecer un nuevo competidor que haga lo mismo que tú pero mejor. Por lo tanto, siempre tienes que estar listo para competir y mantener fieles a tus usuarios.

Este es el principal asesino de las apps que no resuelven un problema, y la razón por la que Facebook eliminó a Snapchat del mapa. Cuando esa función que no resolvía un problema la implementó Facebook, ya no había motivo para tener una aplicación adicional, así que se olvidaron de esta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.